HOTEL vs NUESTRA CASA

HOTEL vs NUESTRA CASA

  • A la mayoría de las personas les cuesta desprenderse de las cosas que poseen. Se resisten a hacer la llamada “LIMPIEZA”, sea de ropa, vajilla, productos de cosmética, juguetes, y mil etc. más.

  • Con mis clientes, indefectiblemente, en algún momento, surge la famosa frase ” POR AHORA DEJÁLO” o ” POR LAS DUDAS DE…” Es casi imposible que no sientan miedo al momento de regalar o tirar (incluso a veces, de productos vencidos). .

  • Les propongo un ejercicio: piensen en cuando van a un hotel, qué sienten al llegar? Desde el lobby hasta la habitación? Acaso no es fantástica esa sensación de que no sobra ni falta nada? Que hay solamente aquello que podemos necesitar? .

  • La cama no está abarrotada de almohadones, el baño no está lleno de productos, el balcón está limpio de extras, hasta en el escritorio dan ganas de sentarse a escribir. .

  • Mismo cuando armamos una valija, y empezamos: por si acaso ésto o lo otro, terminamos llenándola de ropa que jamás usaremos.
    Nada es absolutamente imprescindible, y las cosas, creo yo, cumplen una etapa en nuestras vidas, y a medida que crecemos, menos es más. .

  • La muestra más clara, es que cuánta más ropa tenemos, más nos cuesta decidir qué ponernos y tendemos a repetir más las mismas prendas, o sea que si tuviésemos menos, probablemente usaríamos casi todo