Cuando estamos arreglados, peinados y/o maquilladas, no nos sentimos radiantes?! Más seguros y con ganas de hacer cosas?!

Cuando estamos arreglados, peinados y/o maquilladas, no nos sentimos radiantes?! Más seguros y con ganas de hacer cosas?!

  • Bueno, lo mismo debería pasarnos con nuestra casa. Una casa maquillada, peinada y arreglada: es lo más .

    .

    Imagínense estas 2 situaciones:

    A- Están por llegar invitados.

    B- Queremos vender o alquilar nuestra casa pronto.

    1. La dejaríamos cómo está.

    2. Le haríamos un #fashionemergency ? (Por no decir algo más que eso).

  •  Si nuestra respuesta es la 2, qué estamos esperando???!!!.

  •  Nos tiene que encantar abrir nuestro placard cada mañana.

  •  Tenemos que disfrutar de elegir qué nos vamos a poner hoy.

  •  Tiene que ser un placer abrir nuestros cajones del baño y sacar algo.

  •  Deberíamos sentir orgullo de nuestras alacenas y cajones de la cocina cuando vamos a desayunar, que sea un mimo elegir en qué taza voy a tomar hoy mi café rico y usar esa bandeja divina que la tengo guardada (escondida) para cuando venga “gente”.

  •  Tiene que ser Obbbvvvio dónde encontrar las llaves, una tijera, un repuesto o lo que sea que busquemos, es nuestra casa! Cómo nos puede costar tanto trabajo encontrar nuestras propias cosas?

  •  Las sábanas, las toallas, los repasadores y hasta la pava, debemos considerarlos objetos de lujo, sí, porque son nuestra intimidad y el alma de cualquier hogar.

  •  Yo me quiero, y a mi casa también.

    .

    PD. Cuando vamos a la pelu, no daríamos lo que no tenemos porque nos dure para siempre?, bueno, llevemos nuestra casa a la pelu!